Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

17 de agosto de 2013

Estupor y Temblores (25) Egipto se asoma al abismo



A través de la web BigPicture de Boston.com volvemos la mirada a las masacres producidas en los últimos días por todo Egipto pero con especial virulencia en el desmantelamiento el jueves 15 de los dos campamentos de protesta erigidos por los seguidores de los Hermanos Musulmanes en el centro de El Cairo y los posteriores enfrentamientos en el Viernes de la Ira. Centenares de ciudadanos han muerto y miles han resultado heridos en la brutal represión de la policía y el ejército egipcios al disolver la protesta de los seguidores del depuesto presidente Mohammed Morsi, siguiendo órdenes del gobierno interino creado tras el golpe militar. El ejército egipcio, garante de la alianza con Estados Unidos y el tratado de paz con Israel, está cubriendo de tantas razones como mártires al credo islamista, antes la tibieza de la respuesta internacional. Mientras, algunos analistas ya le ven mucho parecido a lo que ocurrió en Argelia en enero de 1992, cuando se canceló un proceso electoral que iba dar la victoria a los islamistas y se encarceló a sus dirigentes lo que desembocó en una guerra civil que causaría casi 200.000 muertos. Los egipcios tendrán que hallar una solución pero con cada muerto las diferencias entre los tres vectores clave de la sociedad egipcia, los islamistas (incluso los que apoyaron el golpe) afines a Hermanos Musulmanes, los afines a partidos laicos y liberales y el Ejército, se hacen más grandes y los odios y rencores más insalvables. Les dejamos con un buen análisis sobre las causas y consecuencias de estos días de ira y sangre que asolan Egipto y sobre el incierto porvenir de la mayor de las naciones árabes, un estado clave en la geopolítica mundial. 


Egipto, mucho más que una carnicería

Elena Martí - ElPlural.com 16/08/2013


La cifra de la matanza de El Cairo y otras ciudades egipcias (pasarán días antes de conocer la definitiva) ahorra comentarios en lo tocante a la brutal eficacia con que los uniformados dieron y ejecutaron las órdenes de acabar de una vez con los campamentos levantados en la capital por los islamistas. Los partidarios del presidente han exigido sin desmayo durante todo el Ramadán la vuelta del presidente Morsi, elegido democráticamente tras años de dictadura y depuesto por un golpe castrense el tres de julio…y lo que es predecible: seguirán pidiéndolo con la tenacidad de la que han hecho gala a lo largo de su historia, una historia en la que sólo han conocido la persecución y la represión.

¿La argelinización?

La crudeza de la represión ha hecho pensar en lo sucedido en Argelia tras el golpe militar que frenó en seco el auge islamista en 1991. Un golpe que condujo en línea recta a una guerra civil que costó unos 150.000 muertos. Sin embargo, no es probable hoy que los ofendidos islamistas, privados contra derecho de una victoria legítima en las urnas, adopten la vía armada… entre otras cosas porque es lo que desean los militares: el paso del tiempo, como sucedió en Argelia, terminaría por presentar a los ofendidos como causantes de la tragedia. Además, el país es por completo diferente, incluso en su geografía, un dato esencial si se opta por una guerra de guerrillas. El proceso para parar la matanza y volver a una cierta normalidad en el caso egipcio puede encontrar otros caminos. A día de hoy, sin embargo, no hay el menor indicio de flexibilidad castrense. Cabe preguntarse si muchos de los que apoyaron a los militares en Tahrir hace poco más de un mes en nombre de la democracia no habrán reflexionado ante la crueldad y contundencia de la que han hecho gala con los islamistas.

El peso del país

En términos políticos y estratégicos la importancia capital del golpe se deriva de la condición de Egipto como gran potencia regional, sede de la Liga Árabe, con cerca de noventa millones de habitantes, administradora del vital Canal de Suez y firmante casi único entre los estados árabes (el otro es Jordania, una colonia diplomática de Washington y Londres) de un Tratado de Paz con Israel. Esto explica la moralmente inexplicable tibieza con que casi todo el mundo ha recibido y juzga lo sucedido. Sin embargo, si comparamos la declaración leída por Obama con las declaraciones de los demás, UE incluida, veremos que es de lejos, la más categórica contra la represión “fuertemente condenada” y la que defiende explícitamente el pisoteado derecho del pueblo a manifestarse pacíficamente.

Además, se ha cancelado el importante ejercicio militar conjunto “Bright Star” (un gesto muy bien escogido en cuanto que dirigido a un régimen militar) y se anuncia por el Departamento de Estado “una revisión materia por materia de la relación bilateral. Obama, en puros términos de política interna, no puede dejarse desbordar en este campo por senadores republicanos como John McCain o Lyndsay Graham, que visitaron Egipto, fueron muy severos con el régimen y declararon que, desde luego, lo sucedido fue “un golpe militar”. La ONU y los europeos, como siempre… El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió, a petición de Turquía, y – contra los deseos turcos, único país musulmán que, con los gobiernos de Qatar y Túnez condena la matanza – dio una larga cambiada, pidió contención a todos y la vuelta a un proceso de reconciliación política.



En Bruselas, más de lo mismo, con la doble y habitual costumbre de esperar a ver qué dicen en Washington y a ver cómo pueden coordinarse los 27. Una sesión “ad hoc” está por fin prevista para el lunes y que, entre tanto, ha consistido en resúmenes litúrgicos y acuñados leídos por funcionarios de tercer nivel. No debemos sorprendernos si la condena queda por debajo de la norteamericana que, sin ser modélica, es contundente y ha disgustado mucho en El Cairo. La prueba: la vergonzosa operación del diario oficial “Al Ahram” de esconder sus dos párrafos significativos y retorcerla hasta el ridículo. Por lo menos en su edición on-line en inglés.


El ominoso porvenir

Más allá de todo esto, empiezan a saberse algunas cosas y a suponerse razonablemente otras. La dimisión de Mohamed al-Baradei, vicepresidente del régimen interino y premio Nóbel de la Paz, que le rehabilita y le honra, era previsible si finalmente se daba la terrible orden de asaltar a sangre y fuego las sentadas islamistas. Pero su círculo daba el lunes por “casi seguro” que una fórmula de transacción estaba bien encarrilada y que solo faltaba el sí militar. El español Bernardino León que, en nombre de la UE, fue el último alto enviado internacional en búsqueda de una salida, podría aclararlo todo: Morsi sería liberado, dejaría la presidencia (dimisión con algún pretexto), se decretaría una amnistía general, se darían seguridades totales de que la Hermandad no sería ilegalizada y un calendario abreviado y de obligado cumplimiento sobre elecciones legislativas y constitucionales…esas eran las piezas centrales de un acuerdo.

Observadores moderados no dudan en afirmar hoy que el Estado Mayor fue el que al final arruinó el plan y optó por la mano dura, el “golpe definitivo” a los islamistas y su consagración como lo que han sido, pero hasta ahora “de facto”: el poder genuino, la “ultima ratio”, un Estado dentro de otro… Desde hoy, son el poder ejecutivo; administran el estado de excepción, el que rigió durante los treinta años de Mubarak, y el terrible toque de queda, que permite disparar de noche a todo lo que se mueva por el tiempo que dure… Ese es el nuevo régimen, el que oficialmente preside un juez desconocido y acomodaticio que nadie recordará… El que han impuesto los mismos militares que se negaron a disparar contra el pueblo en Febrero de 2011 y hoy son su verdugo.

Elena Martí es periodista y analista político