Visita nuestra web. Todo más ordenadito, mejor.

11 de abril de 2012

Vocabulario Fundamental. Corrupción y Fraude (6) Yo pago, tú pagas...¿quién se lo lleva?

Si en la anterior entrega de nuestros posts dedicados al fraude el estupendo documental Inside Job nos ofrecía una lúcida explicación de cómo se había realizado el gran fraude financiero que petó la economía mundial en 2008, hoy les ofrecemos un esclarecedor reportaje de La Sexta Columna donde, en el contexto de esa gran estafa pergeñada por las grandes corporaciones financieras, fondos de inversión y agencias de calificación, se analiza la génesis de la crisis en nuestro país.

La liberalización del suelo del primer gobierno de Aznar (y la posterior complicidad del PSOE) puso la zanahoria en la boca de millones de españoles un precio de los pisos siempre creciente pero disponible para casi todos por la barra libre crediticia que facilitaron los bancos. Entre todos hinchamos (sin reflexionar en lo que había detrás de ello) un modelo de crecimiento insostenible basado en cementar España ad infinitum y que duró diez años, antes de reventar en una pesadilla de especulación inmobiliaria, corrupción política y fraude fiscal masivo.

También se analiza el inmenso negocio que con esta crisis siguen haciendo sus propios causantes, los cuales han sometido y doblegado a los Estados y al poder político como instrumentos ejecutivos de los intereses financieros. Se explican cuáles son las fórmulas más utilizadas entre los grandes empresas y capitales para defraudar a Hacienda miles decenas de miles de euros anuales que no pueden administrar los estados, que cargan todo el peso de los recortes sobre las clases medias y populares con agresivas recetas para reducir el déficit que nos pueden condenar a una recesión que puede durar muchos años.

Es el gran fraude del capitalismo neoliberal cometido contra millones de personas en todo el mundo. Es difícil estimar el enorme sufrimiento causado, las ingentes cantidades de recursos económicos y naturales consumidos o destruidos por el fracaso de este modelo sistémico y, sin embargo, los gobiernos optan por desmantelar lo que queda del estado del bienestar, mientras perseveran en los mismos errores y reproducen los mismos modelos que nos han conducido al desastre.